Balamtún 77727, Playa del Carmen, Mexico

Huertos Familiares: Una contribución para el ambiente

07 Abr

By: Consul

blog-cam

Comments: No hay comentarios.

En un artículo anterior, habíamos comentado la importancia de la agricultura kilómetro “0” para el ambiente y la sociedad, pero para quienes tienen consciencia y sensibilidad ambiental esto no es suficiente, sin embargo es un aporte a la solución del problema. Hoy queremos abundar con otros posibles aportes a la problemática ambiental y hablaremos de los Huertos Familiares y sus posibles efectos positivos tanto al ambiente como a la salud de los miembros de la familia que disfrutan de tener uno en casa, por esa razón comentaremos los cinco aspectos más resaltantes de dicha actividad. Así que quienes tienen un huerto en casa siéntanse orgullosos de tenerlo e inviten a familiares, amigos y vecinos a sumarse a esta práctica para beneficio de todos.

 

Reducción de gases de efecto invernadero:

Un huerto familiar, contribuye a la reducción de gases de efecto invernadero, ya que su cosecha no tendrá que recorrer grandes distancias para poderlos consumir, por lo que tendremos productos más frescos y que no han sido transportados más que en una cesta del huerto a la cocina, aprovechando además todos los nutrientes que no ofrece una hortaliza o fruta recién cosechada.

 

Sembrar según la estación:

Al tener un huerto familiar, el hortelano se familiariza con las hortalizas y verduras que se dan según la estación o temporada del año, eso impide tener que recurrir a buscarlas en los centros de consumo provenientes de otras regiones, de esa manera puede escoger las variedades de frutos u hortalizas que pretende disfrutar en su mesa con la familia según la temporada.

 

Asociación adecuada de cultivos:

Con una buena selección de las plantas a cultivar y con la adecuada asociación entre ellas, se puede desarrollar un huerto familiar que no requiere de mayor espacio, basta un metro cuadrado para poder realizarlo. Una buena asociación de cultivos actuará de forma positiva aprovechando el consumo de nutrientes n la tierra, reducción de plagas y por consiguiente la reducción del uso de productos para el control de éstas. Todos esos factores, redundan en beneficio del ambiente, y además, de manera significativa en la obtención de un producto final mucho más saludable.

 

Más calidad y cantidad de productos:

Un huerto familiar bien manejado, puede contribuir notablemente con los requerimientos alimenticios de una familia y además se puede ofrecer a los amigos y vecinos el excedente, ayudando de esa forma con la economía familiar, bien sea porque lo vendes o porque lo intercambias con otros hortelanos por productos que no tienes en tu huerto, y es que los productos provenientes de huertos familiares son muy apetecidos por las personas que gustan de consumir productos de mejor calidad.

 

Salud mental y emocional del hortelano:

Además de los beneficios ambientales y de nuestra salud por consumir productos de mejor calidad, la actividad hortelana es de gran ayuda para la salud mental de quien la realiza, hace algún tiempo una persona me dijo que una hora de trabajo en el huerto equivale a 10 sesiones con el psiquiatra, y es que además de representar un trabajo físico, la actividad hortelana representa una gran oportunidad para meditar y estar con uno mismo disfrutando de la compañía de las plantas, con las cuales podrás, si lo deseas, conversar o compartir una buena música relajante, que también a ellas les beneficia.

 

Si quieres disfrutar de una buena actividad que te dará buenos productos, que beneficie al ambiente, que contribuya con la economía familia y además te ayude a tener una mejor salud física y mental, debes desarrollar un huerto familiar.