Balamtún 77727, Playa del Carmen, Mexico

Obsolescencia programada: Un problema medioambiental

10 Feb

By: Consul

blog-cam

Comments: No hay comentarios.

¿Cuántas veces nos hemos sentido atraído por ese nuevo dispositivo móvil o la nueva consola de video juegos que promete una mejor resolución? Muchas, y es que el actual sistema de mercadeo de la tecnología nos atrapa y nos genera un cierto estrés que no es superado hasta tanto hayamos podido acceder a ese nuevo producto que nos ofrece el fabricante, y que lanzó al mercado a través de un enorme despliegue publicitario, que hace latir nuestro corazón a un ritmo sin precedentes. Sin embargo, ese estrés no nos permite pensar ni un minuto, en las consecuencias medioambientales de la  producción y venta de aparatos tecnológicos cuya obsolescencia fue previamente programada por el fabricante para hacernos cambiar ese aparato cada vez que lanza uno nuevo al mercado.

Definición del término “obsolescencia programada”

La obsolescencia programada, en pocas palabras, es un sistema de mercadeo que actúa sobre la necesidad del consumidor de estar siempre actualizado en lo último en materia de tecnología, pero más por  un tema de moda y probablemente estimulada por una publicidad que trabaja sobre nuestro propio ego. Esta práctica de la industria tecnológica no es reciente, en 1924 los fabricantes de bombillos se reunieron y acordaron reducir la vida útil de los mismos con el fin de aumentar su consumo, lo que se conoció como la primera práctica de obsolescencia programada de la industria tecnológica. Llega a tal grado la práctica de la obsolescencia programada, que en muchas oportunidades es más costoso reparar un aparato que está en su plenitud de vida útil que reemplazarlo por uno nuevo. La obsolescencia programada ha alcanzado tal nivel en la industria, que hoy en día ya no solamente es un tema que concierne a la industria tecnológica, sino que ya abarca a productos de uso personal, textiles, herramientas y mucho más.

Algunas iniciativas para combatir la obsolescencia programada

Una de las primeras medidas que debemos tomar en cuenta para evitar el deterioro medioambiental, producido por el incremento desmedido de la obsolescencia programada, es tomar conciencia sobre la situación y procurar cambiar nuestros aparatos basando nuestra decisión en aspectos de una necesidad real y no llevados por la moda. El Parlamento Europeo ya se ha pronunciado al respecto, y busca sancionar a los fabricantes por alterar la calidad de sus productos con miras a reducir su vida útil y en particular muchos países de la Unión Europea han legislado al respecto.

No obstante lo anterior, la  https://alargascencia.org/es a la que se le debe el término del mismo nombre, tiene como objetivo alargar la vida útil de los aparatos que normalmente tenemos en nuestros hogares, y en tal sentido ha creado un listado de más de 1000 centros de reparación, alquiler y préstamos de aparatos, con la finalidad de motivar al consumidor al mantenimiento y reparación de equipos que aún pueden serle útiles a la sociedad y en consecuencia ayudar al medioambiente.  El mantenimiento, reparación y reciclaje son la clave para combatir la obsolescencia programada y ayudar a la conservación del medioambiente.